Entrevistas a Mujeres Reinventadas

Siguiendo con la serie de entrevista a mujeres reinventadas.

 

Te traigo un caso que seguro te dejará la impresión de que tu idea es posible.

Alfonsina Uriburu  es el alma de un negocio on-line QuiltingColors , ella convirtió una afición en un negocio 2.0.

Este es un ejemplo de todas las posibilidades que puedes tener a tu alcance y aún no has descubierto.

Gracias Alfonsina por tu participación y generosidad, al contarnos todas las vivencias en tu camino de re-invención.

Para empezar un perfil rápido de Alfonsina

Nombre: Alfonsina Uriburu
Edad: 42 años
Ciudad: Cee Galicia (origen Argentina)
Negocio/web: QuiltingColors.com Acolchado de mantas de patchwork y formación para quilte.
3 palabras que te definen: Inconformista, visionaria y perseverante
Lo que te interesa: Ser protagonista de mi generación y abrir nuevos caminos.
Tu convicción: Estamos en vivo, esto no es un ensayo para otra vida.
Lo que adoras: La felicidad de las personas que ayudo, la belleza del arte
Lo que no te gusta: La hipocresía
Cosas que te hacen reír: Disfrutar con mis hijos, mi marido.
Música, grupos, artistas que te hacen bailar: Todos los estilos bien hechos son buenos, especialmente para hacer lo que me gusta prefiero Jazz y blues como Amy Winehouse.
Algo de tecnología que es tu gadget preferido: No podría vivir ya sin mi Iphone.
Una frase que consideres tu lema o te motive: Ten cuidado con lo que deseas porque se te cumplirá.

 

Algunas preguntas a Alfonsina, que pueden darte ideas para tu reinvención.

 

¿Crees que los 40-60 años, son un buen momento para iniciar un emprendimiento?

Todo empieza con un despertar de la conciencia y puede ser a cualquier edad, nunca es tarde.

Me encuentro que esta edad es la de las personas que se ven reflejadas en mí y ven que es posible. Y conozco muchas profesionales de éxito que han empezado justo cuando sus hijos se hacen más grandes, encontrando más libertad para ellas mismas.

¿Qué motivó la necesidad de reinventarte?

El despertar, en el que te das cuenta que no vas a jubilarte de lo que haces, que estás a merced de la decisión de otros. Que puede depender tu futuro y todo lo que has construido de una decisión ajena.

Cuando terminé mi carrera de médica en Argentina, estudié ginecología porque es una especialidad muy versátil, un día en quirófano, otro en consulta. Puedes trabajar en atención primaria, o en un centro súper-especializado. Nunca sabes cuándo te cansarás de hacer lo que hoy te gusta.

Al terminar la especialidad vi que había realmente futuro en otros sitios España puntualmente porque el sistema de salud es muy bueno, y no se basa en el médico sino en las instituciones. Conseguí trabajo por internet a través de la Sociedad Española de Ginecología. Con mi marido, que también es ginecólogo, mi hija y mi embarazo de 8 meses, vendimos el coche y todo lo que teníamos, y volamos a nuestro futuro.

Al llegar aquí encontramos un lugar seguro para trabajar, pero sin los papeles de la homologación de la especialidad, no pudimos conseguir una plaza fija, y esto, a pesar de juicios y trámites muy largos, luego de 10 años aún está en revisión.

“No puedo seguir en tránsito toda la vida”, pensé, “tengo que empezar a construir mi propio futuro, sin riesgos para mi familia” y esto es lo que he hecho.

¿Cuáles fueron las barreras que tuviste de dejar atrás para lanzar tu negocio?

Sobre todo, emocionales, yo no soy costurera… yo soy médica y un montón de prejuicios que culturalmente me he impuesto yo misma durante años. Otros, como ganar más que mi marido y cosas como que si viajo por trabajo, soy mala madre…

Luego, el tiempo y el espacio los encuentras si está en tu lista de prioridades.

¿Cuál es el pilar principal de tu re-invención?

Buscar algo que realmente me gustara fue fácil. Me encanta mi máquina de coser y las posibilidades que me brinda. El arte y las manualidades son la herramienta fundamental en lo que hago.

Cuando decidí re-inventarme, fui a mi gestora y le pregunté qué hacer para poner un geriátrico, o un servicio de enfermería a domicilio, o algo relacionado con la salud. Y ella me dijo que haga algo por lo que me despertaría en la mañana y me acostaría deseando hacer, algo que me apasione.

La verdad es que tiene menos riesgo una tela que un paciente, sin duda.

Seguramente tienes algunos mentores, ejemplos o modelos que sigues ¿Qué te han aportado en tu reinvención?

Fue como si sacas al genio de la botella y compartes una charla. Comprobar que esas personas son reales y tus ideas también, es tocar tu sueño con las manos. La gente que vive esta misma realidad, como en mi caso, son difíciles de conseguir en mi entorno. De esta manera dejas de sentirte un extraterrestre o El Principito en su planeta. Dejas de ser una soñadora, para ser uno más y darle forma de realidad. Con un mentor ya no estás fuera de contexto.

A vista de personas que te rodean pero que son ajenas a esta realidad puedes parecer una loca, y hasta tú misma pensar que lo estás si no consigues contactar con otros que te entienden y apoyan. Este nivel de conciencia e iluminación que te ha despertado no lo tienen los que conviven contigo habitualmente.

¿Cómo elegiste el negocio o actividad a la que orientaste tu re-invención?

Investigando por Internet, llegué a personas que admiraba, vi cómo lo hacían y pensé: “esto puede funcionar para mí”.

Hice una lista de todas estas personas y cogí ideas de todos y fui probando cuál era la que se adaptaba mejor a mí.

Haciendo y deshaciendo, me di cuenta ya tenía mis propias ideas y mis objetivos. Formas de hacer las cosas que podían valer para otros y empecé a crear mi empresa con distintos productos y servicios que si me preguntabas hace 3 años, ni lo hubiese imaginado.

¿Cuáles fueron tus principales pasos para reinventarte?

Me hice autónoma (ya que era sólo empleada) hice mi web con mi blog, conseguí una audiencia grande. Invertí en máquinas, en tecnología y formación. No solo de lo mío, sino también de empresa.

Cómo ser empresaria, cómo gestionar mi negocio, llegar a la gente, hablar a las personas para que valoren mi oferta.

Y luego, me transformé en mentora de mis propias clientes, que han conseguido abrirse camino como profesionales, y aún hoy sigo compartiendo con ellas mis logros, que son los suyos.

¿Cambiarías algo al camino que seguiste para tu reinvención?

Si hubiese sabido hacer todo esto, podría haber empezado antes, pero es un proceso. No hay aviso ni alarma, ni enseñanza que puedas aprender si no eres consciente de este despertar.

Por mucho que me dijeran, si no estaba preparada y madura para verlo, probablemente hubiese seguido así hasta despertar.

¿Qué recomendarías a una mujer de más de 40 que quiere reinventarse e iniciar un emprendimiento?

Que no lo intente, que lo haga. No hay empresas a medias: lo haces o no lo haces.

Con esto no digo que dejes tu empleo, ni que a partir de hoy empieces de cero.

Sino que pienses cómo quieres que sea tu vida, qué harías si tuvieras permiso para tener todo lo que quieres.

Empieza a definir cómo te gustaría vivir e inicia una cuenta regresiva con los pasos que hacen falta para llegar hasta ahí.

Es posible sólo si tú lo sientes así.

¿Cuáles son tus objetivos a corto/medio y largo plazo para tu proyecto?

Corto plazo para mí es el día a día. Tengo objetivos diarios.

Medio plazo para mí es este año, repartido en programas de formación on line, viajar para dar clases, presencia en Festivales Internacionales,  internacionalización de mis propios productos físicos.

A largo plazo, establecer mi empresa en una gran ciudad y poder así ayudar a otras a abrirse su camino como quilters de éxito.

 

 

Alfonsina-Uriburu

Muchas gracias Alfonsina por contarnos tu experiencia.

Me encanta tu historia de re-invención y seguro que muchas mujeres encontrarán tu palabras como disparadores de ideas para sus propios cambios.

Conoce más de Alfonsina en

quiltingcolors.com

En Facebook

En Twitter

 

 

Pin It on Pinterest

Share This

Una guía con las claves para convertirte en emprededora digital

Revisa tu correo

Sé emprendedora digital

Verifica tu correo!